martes, 9 de septiembre de 2014

Declaración de Intenciones

Estimado dolor mío:

Estaba tan confundido.
Te escribo, otra vez, 
eso sí con la misma energía

preparado para empujar,
sin cuesta abajo, ni palancas
la vida mía, la que mis padres me han dado

y, tras un profundo suspirar decir
"que vida con dolores al lado,
son más llevaderas que vivir al dolor
y al miedo enfrentando".

Estimado dolor mío, 
de todo lo hasta ahora escrito
yo, me re digo, me "re creo"

o me rehago, que no he sentido aun la pena
que hasta ahora la dicha ha sido poderosa
y las tragedias no tan "no buenas"

y si aún me queda un poema
para hablar de miedos y tristezas
que se manifieste con vestido y diadema,

que de lo único que tengo miedo
es a ser inmortal, a que las almas,
de hecho, no sean eternas.

Que nunca es tarde 
si tus manos con mis manos, se llenan.
Que las cosas más divinas que nos han pasado,

seamos sinceros!:
No se compran con monedas.


jueves, 12 de diciembre de 2013

I

Que sí.
Que tengo que tener cuidado,
cuidado contigo.

Yo me siento desnudo de cuerpo,
alma y corazón y frente a ti,
sentado frente a ti.

Hay momentos del día
en que noto que te alejas,
o que intentas alejarte o temes,
igual que temo yo

pero ya no queramos,
no queramos tener miedo
que yo padezco de fe contigo
y solo quiero que confíes conmigo,

que todo ira mejor
o más que bien,
que yo te siento cerquita de mi
y me aprieto a tu carne,

a ver si tu cuerpo me absorbe
y me pincho con tu piel
erizada de sentir tanto calor,
tanta dulzura,

que yo tengo para ti
cuidados y para bienes 
que te admiro
y todo saldrá bien.

jueves, 5 de diciembre de 2013

Desde aquí

Me dijo: "Buenas noches, Cielo"
y me sentí enorme,
inefable, inconmensurable.

En mitad del día,
con el sol en su cenit 
y la luz en apogeo,
recordé esas palabras

temblé, me maree un poco
sentí que me desbordaba,
como se desborda una marea de gente
ante la llegada de un momento histórico

como una muchedumbre enajenada
intentando tocar al Papa,
entregando sus hijos
para que les de acciones en su divinidad
mediante un beso en la frente.

De repente dejé de pensar,
para variar, incluso paré de sentir,
por improvisar.

No me quedó si no 
un enorme hueco en el pecho,
un vacío latente
que reclamaba a voz en cuello,
su aroma, su sonido, 
mis dedos enredados en sus cabellos,

sus ojos abiertos como un grito,
mis ojos 
no pudiendo dejar de oir los suyos.

Yo medio derretido, pero enorme,
inefable, inconmensurable,
un niño gigante.

miércoles, 11 de septiembre de 2013

A veces tiemblo

Hoy, más que nunca,
me anda faltando,
como siempre, tu pata en mi regazo,
estrujarte con un fuerte abrazo.

Amigo, te bauticé con el nombre
que la fortuna bien me dijo:
Sort, porque cambiaste mi vida
y yo creí cambiar la tuya.

Lo que me mata 
es este trago de hiel, amarga,
como un puño que baja por mi garganta,
porque te quiero conmigo
pero mi vida se escribe con letanías
y desapegos imposibles

y tú, mi amigo,
no serías menos.

Todo lo que amo a veces debe seguir su camino
y yo a veces tiemblo,
ahora mismo estoy temblando,
porque sé que nuestro destino se está dibujando por separado

y lo que más me duele,
es nunca poderte leer esto que te digo,
que tú no puedas leerlo por ti mismo,
mi alma linyera, mi mejor amigo,
mi suerte, mi perro vagabundo.

No creo haberlo intentado lo suficiente,
pero a veces hay que dejar libre a la suerte,
mi amuleto, mi perro guardián con miedo a los cohetes,
no te imaginas lo que me va a doler perderte.

jueves, 29 de agosto de 2013

Canción absurda

Empezamos a pensar en la cena,
y tú ya no estabas feliz.
Llevábamos zapatos de fiesta
y a mí me sangraba la nariz.

Si hubiese habido una ventana abierta,
me hubiera planteado escapar por ahí,
pero tú fuiste tan pura y sincera
que me tragué las ganas de huir.
Escuché atento a tanta dulzura
y solo me retumba en la cabeza

“¿por qué tuviste que enamorarte de mí?”
-       
              Lo demás ya, es rímel corrido
y manos pintándose de gris,
es un camino conocido,
son tus uñas sin barniz.
Aquí va otra más,
otra absurda canción de amor,
aquí va otro más
otro roto para mi pantalón.
otro vaso de agua salada
para mi colección de derrotas ganadas.

Quería pedirle perdón,
perdón a mi niño interior.
Por no convertirme
en el eterno campeón,
y andar mendigando canciones.
Perdón, me encontré este corazón en la basura

aún no he descifrado ni cómo se usa.

jueves, 22 de agosto de 2013

Llegando tarde

Corrí.
Corrí como nunca,
bajo mi peso, podía notar
como la bicicleta se tambaleaba
y podía presentir la caída.

Seguí corriendo.
Un flash en mi cerebro,
me la enseñó sentada en mi portal,
habiendo cambiado de camino,

habiendo cambiado el destino de dos.
Corrí, incluso más rápido,
sentía que volaba
y de pronto, mi adulto se despertó.

A mitad del viaje,
borró de un plumazo la imagen
de ella esperándome,
prendió fuego a la instantánea de un abrazo,

cercenó de mis ojos 
cualquier esbozo
de sus labios llamándome,
me selló en el pecho a fuego vivo:

"las historias no se escriben de encuentros,
se escriben con pérdidas y olvidos,
se cuentan con muertos,
se recuerdan porque nos van dejando dormidos"

Mi niño interior, pedaleó entonces
más fuerte, más fuerte aún si cabía,
nada importaba, ni las personas
ni las luces rojas y amarillas de la vía,

llegando a mi calle,
quise intuir su sombra, 
quise creer que era alguien que pasaba.
Ya en mi puerta pensé acercarme a la esquina,

por si acaso estuviera allí,
vergonzosa, escondida, con esa mirada tierna
que a veces tenía.
Pero no. El adulto dijo: no.

Llegar tarde tiene un pase,
pero nunca llegar es una señal inequívoca
de que no vas a ninguna parte,
y cerró su monólogo interior diciendo:

Asúmelo.

miércoles, 14 de agosto de 2013

Bastó


A veces no se leer bien las señales.
Bastó que me dijeras
que te gustaba mi perfume,

para que yo saliera corriendo
a conseguir litros
de la misma esencia, 
para bañarme en ella.

Cuando tu silencio rompió mis esquemas
cambié el gel de ducha,
me espejé el peinado,
busqué la novedad para huir de cansarte.

Sabiendo lo difícil que me resulta
estarme callado,
dejé de inventarme frases galantes.
Intenté dejarme barba
y me aburrí.

Puse las cartas sobre la mesa,
puse mi piel y mi cabeza sobre una bandeja
tan solo porque no entiendo este sentimiento,
sentimiento que creía perdido,
adolescente, hundido
y para mi, no permitido.

Escribí dos poemas malos,
dos cartas de mierda
con rimas fáciles
y descubrí que lo tuyo, también eran las letras,

descubrí entonces 
que no bastó con tanto
ni con tan poco,
lo justo y lo preciso...

aunque aún no entiendo
 porque cuando me hablas,
mi mirada se fija idiotizada 
en la tuya, cuyos adjetivos reservo 
para un poema en futuro,
que este, hoy,
ya es pretérito bastante imperfecto.




lunes, 5 de agosto de 2013

Profundamente




Tenía ganas de verte.
De cerca, diferente,
alejados del alcohol
que todo lo prende.

Tenía ganas de verme.
Descubrirme idiota,
tan igual a siempre
salvaje e hiriente.

Dejé visto para sentencia
este extraño caso de cenicientas
antes de las doce,
me di cuenta que seguía casi como siempre,

puse pie en el freno,
llevo una semana intensa derrapando
y el acantilado amenaza con engullirme,
el precipicio se presume gigante, gigante la caída,
a la vez que el cielo, el paraíso se va intuyendo enorme.

Escribo por primera vez
una carta que nunca daré,
que nunca leerás, en donde no podrán descubrirte
de la que no hablaré a nadie,

dejo por escrito la clara evidencia
de que vuelvo a estar vivo,
una parte de mi esta muriendo lento,
mientras la otra te está realmente
agradecido.


miércoles, 12 de junio de 2013

Good Man

Antes de dejarle caer,
de sepultarle bajo la misma
y repetida montaña de basura
le recordaron su valía,
le reconocieron sus méritos,
le dieron bronce, plata y estaño:

"confórmate y lábrate en este metal
tu propia medalla"

Nada cambia, si no cambia todo,
un giro no es un giro,
si la vista se vuelve sobre los hombros.

Dar la espalda a la esquina
que quedará ardiendo,
darle fuego a la mecha
y salir corriendo.

jueves, 6 de junio de 2013

en Barcelona
De caracol a mariposa,
dos mundos irreconciliables.

Brindo por mi,
por aquel nosotros ya no brindo.

Se rompió el hilo,
el cordón umbilical 
que nos tenía tan unidos,
tierra seca, aunque no te quiera
no te lanzo al olvido.

Compré un kilo de coraje,
valiente cobardía la mía,
pero no podía llegar más tarde.

Para extrañar, ya me extraño 
de mi mismo, que me noto distinto,
como si el aire me hubiera despertado 
el lado dormido, el instinto.

Te soñé tantas veces 
sin haberme dormido,
te tuve entre abrazos, sujeta,
hasta que me empujaste del nido,

obvie tu mirada de ángel caído
hice como si nunca te hubiera conocido,
ahora me invento versos que te dejen saber
que me encuentro bien,

que estoy cerca de donde he querido,
que distingo mejor que nunca el calor del frío
y que refreno las ganas locas de salir a buscarte,
que vivo en Barcelona y si pasas a saludarme
estaré encantado de haberme arrepentido.

miércoles, 17 de abril de 2013


PLEASE

Justo cuando sobraban preguntas
faltaban todas las respuestas,
cuanto más cerca estaba
más lejos me sentía...

sábado, 13 de abril de 2013

 

Un rescate


Hoy más que nunca me hace falta
que me rescates, más incluso
que aquel día que creí que me moría.

Ahora mismo necesito un abrazo sincero,
necesito una inyección de aire,
necesito que me arranques la locura,

hoy voy a hacer una tontería,
espero que todos sepan disculparme,
me levantaré de la mesa,

dejaré sentado a los comensales,
que está noche están las musas dispersas
y yo no paro de llegarme tarde.

Esta noche hace falta que se gire el reloj,
antes de tomar esta decisión:
esta noche es mi última noche,

lo de delante se me antoja oscuro,
noche eterna y fría
como el agua en que reposo,

con los brazos abiertos en canal
y la duda y el desasosiego 
remando en cuenca hacia fuera.

Está noche me hace falta un rescate,
un abrazo millonario
y un viaje al pasado.

Por favor, 
ruego que me salves
porque no quiero salvarme.

No llegarás antes de que me ahogue,
así que dejame disculparme
resultó que me aburrí de buscarme.

viernes, 12 de abril de 2013

¿No era tan fácil?

Supuso que sí,
hizo de tripas corazón
y se lanzó al vacío 
presintiendo el precipicio.

No terminaba de caer, 
nunca terminaba la caída
y no parecía complicado 
hasta que de pronto: aterriza.
Hay un maremoto, ahí 
en su esquina, hay un niño que llora
porque no entiende los horarios de oficina:
"lo sentimos, ha llegado usted tarde,
dejamos de atenderle hace varios meses"
"¡¡pero si hace dos semanas me disteis cita!!"
"ya, pero sabíamos que no vendría."

¡Cerrado por desahucio!
Gritan hasta los semaforos,
todos rojos, todos perdidos
y él aún no había caído

hay una señora coqueta 
agitando un pañuelo,
él ya está dormido en una cajita
y los amigos van acercandose,
alguno ha traído florecillas.

Ya no queda mucho tiempo,
era muy fácil, como en esas parejas
que se quieren al igual que los amantes de Teruel:
tonta ella, tonto él.

¿No era tan fácil?
 Tan fácil como acertar
con los horarios de oficina,
tan fácil como piensan que viven
los que mendigan las esquinas.





Manual para evitar la autocompasión

1º-                                                                              

2º-                                                                              

3º- si 2º falla, volver a empezar por uno mismo.  

jueves, 11 de abril de 2013

A los recien llegados

Me gustaría advertiros
antes de que paséis el telón de acero,
el cortafuegos entre el escenario
y la sala donde estáis los recien llegados,

todo lo que vean entre el principio
y el fin del espectáculo,
no podrá ser entendido de manera objetiva,
no se esfuercen, ni siquiera lo intenten

porque cada uno de vosotros, espectadores
 tiene intereses personales,
condicionados por conocer el papel de cada personaje,
sus motivaciones, sus ideales, incluso
si es victima o victimario.

Los actores nunca pueden odiar a su personaje,
deben amarles, entenderles, aceptarles
para poder interpretar el drama que ustedes aprecian,
del que ustedes se forman juicio, si no el malo muere,
si el malo muere, el bueno no tiene leitmotiv.

Disculpen vuestras mercedes, que para acabar
os diga: el teatro que veis es situación de un día,
los actores viven una vida, la obra se termina, sí,
se termina y los actores nunca se olvidan de quiénes son.

Al caer el telón
ya no actúan, no lo necesitan
aunque ustedes, espectadores
no comprendan, que una canción solo
es una pequeña parte de una sinfonía.

https://www.youtube.com/watch?v=dOPmgkentZk

miércoles, 10 de abril de 2013


 Golpe de efecto

Se esperaban,
se daban,
se guardaban,
callaban
todo en pasado.

Hoy que se escuchan,
se miran,
se dicen,
se culpan
no se dan cuenta.

Cantaron juntos,
pero lo hicieron tarde.
Sostuvieron las mismas manos,
las manos se quedan suspendidas.

Pensaban que la alerta roja
era la alerta máxima, cuando llegaron a ella
descubrieron que por encima había muchas más alarmas,
hablaron libres de lo que le gustaban los uniformes
mientras ignoraban el bullicio que provocaba la sirena.

Cantaron pronto,
elegir entre el cielo 
y la segunda persona del singular,
pero solo cantaban, mentían y cantaban.

Han pasado veinte años,
como si fueran nada, 
como quien pasa en un libro las páginas
antaño arrancadas, ahora a penas sujetas
veinte años no son nada.

Arena

El viento dibuja caminos en la arena,
pero son más artísticos que útiles
porque son demasiado estrechos,
demasiado finos para andar por ellos.

Esos dedos invisibles que se mueven,
igual que un boligrafo que derrama tinta
pero con un sentido distinto,
esos dedos no cuentan nada, solo hablan.

Es quien mira las dunas 
el que busca significados,
el que interpreta lineas, sombras
y vuelve a mirar los granos lentos suspendidos 
                                                               [en el aire

como temiendo perderse la más leve
corriente de aire, la que, sin quererlo
cambie de golpe el significado de la duna,
porque lo único que importa es la duna,
                                                                               [y su significado.

La duna es arena,
solo arena, a veces más alta
a veces más profunda, a veces más rayada
 hay veces que están lisas, pero siempre son arena
arena caliente, que por la noche enfría,
que vuela con el viento, que se moja con la lluvia,

arena fina, ferruginosa, 
casi hasta dotada de vida,
pero al que observa no le interesa si no la duna,
su interpretación y el aire que la despeina,
casi desprecia la arena, sin saber que sin ella
la duna no sería nada.



arfarsafarsafarsafarsafarsafarsafarsafarsafarsafarsafarsaarfarsafarsafarsafarsafarsafarsafarsafarsafarsafarsafarsa

arfarsafarsafarsafarsafarsafarsafarsafarsafarsafarsafarsaarfarsafarsafarsafarsafarsafarsafarsafarsafarsafarsafarsa

arfarsafarsafarsafarsafarsafarsafarsafarsafarsafarsafarsa

arfarsafarsafarsafarsafarsafarsafarsafarsafarsafarsafarsa

arfarsafarsafarsafarsafarsafarsafarsafarsafarsafarsafarsa

arfarsafarsafarsafarsafarsa¡Gracias!farsafarsafarsafarsafarsafarsaarfarsafarsafarsafarsafarsafarsafarsafarsafarsafarsafarsa

arfarsafarsafarsafarsafarsafarsafarsafarsafarsafarsafarsaarfarsafarsafarsafarsafarsafarsafarsafarsafarsafarsafarsa

arfarsafarsafarsafarsafarsafarsafarsafarsafarsafarsafarsaarfarsafarsafarsafarsafarsafarsafarsafarsafarsafarsafarsa

arfarsafarsafarsafarsafarsafarsafarsafarsafarsafarsafarsa




Abrió los ojos

Dijo: "...no sé, podría haber pasado
y nadie se hubiera enterado"
 yo lo sabía y aunque no hubiera cadaver
me espantó el poder de la desidia.

"Yo lo habría sabido" pensé,
y siguió un huracán de confesiones, 
todas, por cierto, reflexiones ajenas
de extranjeros recien llegados,

esos que dan sus impresiones
sin que nadie les pregunte,
o del tipo que desaparece
y vuelven de pronto como si no se hubieran ido

y por la parábola del hijo pródigo
reciben credibilidad incontestable,
dones y virtudes.

El muerto abrió los ojos,
descubrió que no estaba de parranda
y por simple lógica no se incorporó de golpe,
conocé la tapa de donde ha estado viviendo.
 

martes, 9 de abril de 2013

La promesa del perro

De todas las promesas
te olvidaste de un detalle:
juré la fidelidad del perro
la silenciosa, la que el can
hace a su amo.

A ti aún no te culpará nadie por eso,
te comportaste como cualquier ser humano
y cuando ya no podías mantener la mano,
recurriste al abandono, 
te serviste de mil excusas
para justificarte.

Nadie puede cambiar 
tan de prisa el amor,
nadie puede pasar tan rápido
de una habitación a otra,
nadie puede borrar de un plumazo la historia
y si lo hace... ¡ay! si lo hace es que no era amor,
mejor entonces que adopte ningún perro.


Has sido malo

Malo, como el aire cargado de C-O-2
malo, ¿por qué no?

Cumplir hasta con el castigo
y descubrir que hay poemas antiguos
que se corresponden con vos.

No son las personas,
soy yo que repito la situación,
que no se a que sombra me arrimo
por andar buscando un poco de calor.

Promesas y promesas,
eternamente princesa
y vasalla amenazando
con hacer rodar
la misma cabeza,
hasta el centro del comedor.

en el banquete de la ilusión
el único protagonista
es el que reclama amor:
"más amor, más amor, más amor..."
inflan sus barrigas de aire,
de buenas intenciones,
discursos dispares, disparates,
pruebas, amenazas, castigos... rencor.

Te atan señales, con alabanzas,
te ponderán una verdad
y a espaldas te balancean otra,
te miran a la cara y te mienten
pones cara de sincero, silencio,
pero ven en ti ojos de serpiente.




miércoles, 12 de septiembre de 2012

Detener el tiempo


Cuando te fuiste la primera vez
se congeló el tiempo,
pero se congeló
poquito.

Se quedó quieto,
como mirándome fijo
y callándose de todo,
no diciendo mucho más que silencio.

Pensé que prefería el silencio
in aeternum,
te dibujé en la quietud
porque estabas aquí
aún no estando tú.

Estaba seguro
de que así,
no podrías irte nunca.

¿Cómo es posible, entonces
que a tu regreso,
tu ausencia, tu progresivo distanciamiento
puedan detener nuevamente el tiempo?

Mi nombre


No usaré mi nombre
para firmar sentencia alguna,
no permitiré que mi nombre
porte mácula

porque mi nombre
es el primer regalo
que he recibido
y será lo último que de al aire.

No pondré mi nombre
en un altar, no le tejeré
una urna de cristal, no permitiré
que a mi nombre, rindan pleitesía

ni persigan cuellos,
ni apaguen besos,
ni resuene en el viento
que despeine la alegría.

Porque mi nombre,
es lo único que tendré
en toda mi vida,
por lo único que no deberé arrastrarme

inhalienable y perfecto,
a mi medida y eterno
mientras dure, mi nombre
no desdirá mi palabra,
no venderá a mis amigos,
no injuriará a mis enemigos,
no provocará perjurio,
mi nombre.

sábado, 30 de junio de 2012

Soledad


La distancia entre nosotros
y yo se ha vuelto un obstáculo
insalvable, irredimible.

No alcanzo a entender
la razón de esta soledad inmensa
de este estar tan lejano del resto del planeta

que me hace, sin embargo,
comprender la soledad del borracho
amigo de todos por un rato,

pero cuyo único abrazo firme
le será prestado por las farolas e inmuebles urbanos
que le preceden el camino a casa,
donde ni siquiera pertenece.

Erradicadme ya,
que lo único que se alarga es la pena
y de tan profunda ya no me cabe,

se me acaba el tiempo
y la paciencia, que estar tan deshauciado
no puede ser bueno, no es natural

no pertenecer a nada
y no tener arraigo, no es normal
lo enorme de los colmillos de esta soledad.



miércoles, 27 de junio de 2012

Si me matas


No, no me muero si me matas.

Me matas si me olvidas,
si me borras de un soplido me matas,
si me abandona la locura, me muero,
pero tú no me matas.

Me muero si me dejo morir,
me hubiera dejado antes
pero tú me lo impedias
y ahora que puedo no quiero,

porque abandonarse ahora
sería cobarde, sería estupido por mi parte
y por tu parte: muy rastrero.

No me descompone el alcohol,
no lo bebo siquiera,
te guardo en mi cartera, en tamaño carnet
y eso tampoco me mata,

no me mata tu impronta
ni me mata tu inocencia,
no me matan ni tu dulzura
ni tu partida...

me mata la ausencia, me destroza,
me descuartiza,
me clava un puñal en el lado
que me falte tu risa,

me arrastra del mundo a un agujero negro,
profundo, vacío, desierto...
todo tan parecido a mis deseos,
tan contrario a mi anhelo.

viernes, 13 de abril de 2012

Sin sentido, ni traducción


Quizás no sea el mejor motivo
por el que escribo, pero lo escribo.

Puede que no sea el mejor momento,
lo siento, pero lo siento el momento mejor.

Puede que me engañe la razón,
puedo estar solo perdido
o que estemos perdidos los dos.

Quizás lo mejor fue lo poco que vivimos,
llevo marcado en las manos, el destino exacto
donde llevarán tu camino y mi canción.

Un letrero vacío reza: no hay cura mejor que el olvido
no puedo leerlo, no lo descifro,
lo llevo tatuado en la frente en un idioma antiguo
al que no encuentro sentido ni traducción.

Dije en voz baja que tras tus pasos
yo besaba la tierra, tu entendiste
que sin ti empezaría una guerra
y en mitad de un abrazo, redujiste silueta,
levantaste una trinchera y te camuflaste
al ritmo que tocaba el tambor.

Espero, desarmado, la cita que
dentro de un rato tengo contra un batallón,
cuya bandera valdría la pena si en vez de a un mástil
se ciñera a tus caderas y me incluyeran en ella
como emblema del pabellón.

No puedo negar ni un solo recuerdo,
aunque quiero culparte de todo no puedo,
porque guardo un contrato vencido y firmado
que aunque aun no ha caducado, impregna
de olor a podrido cualquier rectificación.

miércoles, 11 de abril de 2012

No harán que vuelva

"Tres mil poemas
no harán que vuelva,
pero sé de un hombre
que solo con sus manos
y mucha paciencia
no solo obró arte,
si no que además es un hombre
enamorado."

Necesario principio, para que se me entienda.


Cenicienta corría desesperada
y se le oía pedir a gritos, mientras
bajaba dando zancadas las escaleras:
"¡un reloj! ¡un reloj por amor de Dios! ¿quién tiene un reloj?"
El conejo de Alicia, tan oportuno como perdido
exclamó: "¡cuarto para las doce, cuarto para las doce!"
Y en su vorágine, ignoró las ruedas de un coche.

La niña se sentía un ogro impuntual y violento,
un esperpento dentro de su realidad.
Víctima de un embrujo, de un maleficio que no podía explicar,
producto de un desencuentro entre el tiempo y el lugar.
Se serenó, tomó aire, se detuvo en un peldaño
y, como presumiendo lo que pasaría
se ciñó las horquillas del pelo, arregló su vestido,
retocó sus labios, se sintió preciosa y suspirando por fin
dijo: "si es que aún conservo los dos zapatos..."

Y como si de una señal divina se tratara,
retrocedió con calma y se abrazó fuerte a su enorme príncipe,
razón de su ser alteza.
Olvidó la prisa, se olvidó hasta de la risa
y de que conmigo no precisaba teatro,
que yo la conocía con y sin carruaje,
con y sin maquillaje...
Que yo le adoraba, con o sin zapatos.



viernes, 6 de abril de 2012

No vuelvo a escribir te


Trato de jurar,
esta vez con fuerza.
Albergan mis manos
el miedo enorme de no poder
aguantar el temblor cuando aseguro:

No vuelvo a escribir te.
Me muevo con cuidado
atento del aire en que duermes
estudiando cada suspiro,
confiando en que no,
no volveré a escribir te.

Tanto es así
esta vez lo veré,
que renuncio al elixir
con tal de no mencionar
la sílaba que me acobarda,
bebida que suplirá el café.


Colgando en pretérito


No vuelvo a ver.
Si ves que me muevo
es porque sigo a tientas
el eco de una risa,
ya lejana, ya sin ganas.

Aquella mirada,
que interpretaba
todo su cuerpo en escorzo,
que desdibujaba su silueta
y se burlaba un poco de mi,

aquella mirada,
no vuelvo a insistir,
no era a mi a quien miraba
aunque sus ojos fijos,
se fijaran en mi.

No era de mis ganas
que surgía el deseo,
no era simple deseo lo que surgía en mi.
A veces soñar despierto
entraña el peligro de no distinguir,

la vigilia del sueño,
el sentir o el sufrir,
lo enorme de lo pequeño
porque nos de lo mismo a veces,
despertar o dormir.

lunes, 26 de marzo de 2012

Cuando llegas tú

"(...)Toda la tarde lloviendo,
la ciudad colapsada
baila la danza de la lluvia,
conmigo(...)"
Botas de terciopelo - Amaral.
Cuando llegas tú,
llega la risa
y ese olor dulce,
olor a vida, instante
eterno previo a la muerte.

Tus ojos de almendra,
tu piel y tus manos
que me acarician
y empujan el alma
en pos de la brisa.

No te imaginas
cuanto me salva tu llegada
en forma de abrazo,
las lágrimas dragas,
de dicha me plenas,
llenas el río de peces
mueves el agua del pozo
de mis deseos

agua que me ahoga,
corriente interna que me arrastra,
este averno de mis temores,
alumbra con tu sonrisa
tanta desesperanza.

Bostezos que son plegarias,
ruego inhalienable
de espíritu que anhela,
casi en estado de espera,
un gesto, un abrazo, un suspiro.

Puedo prescindir
del pan, del aire, del sueño
puedo aceptar no ser contigo,
pero perderme la melodía
de tu silueta recortando la sombra
en que me duermo, es inhumano castigo.

Nunca y por siempre


Quiero querer
como le quiero,
toda la vida
y no saber
arrepentirme.

Quiero darselo todo
a veces con cuenta gotas,
a veces de golpe, a borbotones
y por último desbordándome.

"Nunca y por siempre"
no tienen cabida en este poema
pues el tiempo con ella no se pasa,
se diluye, se escurre y se atesora
como cada página de aventuras
de un caballero andante

siendo el final de una,
el comienzo de las siguientes.
Para que esto se entienda,
he de aclarar: que ella
es misteriosa como la Dama del lago,
bella como Aurora y algo cenicienta
cuando sueña despierta
con una ilusión trascendental,
que le alienta a nunca
quedarse dormida.

Yo, lejos de observar pasivo,
despejarle quisiera
el camino de malas hierbas
y llenarle de agua y fuerza
las ánforas de que bebe,
para tener certeza de ella
cuando parezca que ceja

aunque sepa,
que sus huesos y sus sueños,
están hechos de materiales
extraños al resto de los mortales,
de común inconcebibles
si no se es de su misma naturaleza.

Quisiera llegar a ser importante
o, al menos, un dulce recuerdo
para un ser de tan extensa belleza;
quisiera conseguir que mis palabras mortales
ella entendiera con su piel.
Aunque la piel de mis palabras
parezca de garbanzo, mis abrazos
valen lo que valen porque es de su piel
que se reviste mi anhelo.



sábado, 24 de marzo de 2012

Olvidado pendulante


Al tiempo...
.............................al tiempo
al poco tiempo...........................................................
.........................................................en un momento
Pocos.......................................sobre
la cuer...........................................da flo
ja............................................................................la cuerda flo
Ja que no.....................................sujetó bien el reloj
Que cayó.

Cuántas canciones hablan de ti, de mi
y que pocas de nosotros, si vieran
lo que somos capaces de imaginarnos a solas,
reinventariamos el género, nena,
seríamos los padres de la nueva ola,
el resto de los enamorados: peces, nadando
a nuestra merced, a contracorriente.

Tercera locura pasajera



Ella tiene cuatro mil setecientos veinte
minutos de su incondicional y desesperada espera,
Él, un caballo asustado, que confía ciegamente
y se lanza una y otra vez como estrella fugaz al ataque.

Cuatro mil setecientos veinte inspiraciones
aceleradas; minutos como soldados que van cayendo
algunos por pecaminosa y osada juventud
el resto: por inercia.

Él, animal que habita en dos corazones,
no tiene sitio fijo y solo responde a la voz de: "sit"
Se roza desesperado cuatro mil setecientas veinte veces,
una por minuto transcurrido durante toda la caída libre

hacia esta, una nueva pero no por eso inadvertida,
predecible, aguijoneante, inevitable y repetida
pero no por eso conocida: tercera locura pasajera.
Sin edad, con caducidad abierta.

sábado, 25 de febrero de 2012

Cajita de papel


Guardo en una cajita de papel,
gotas de lluvia de la última tormenta,
aguasal del manantial
del fondo de tus ojos.

Guardo los días,
en tensa espera
al aguardo de un alma,
no cualquiera, que me saque
de este domingo eterno.

Porque dentro de la caja,
lluvia y domingos aparto
para quedarme con risas,
miradas debajo de los parpados,
murmullos de palabras entredichas
y tus dientes dentro de esa preciosa
sonrisa, fuera de la caja digo
porque tú, con lo que das,
alas, me pones.

Sabana


Árboles raquíticos,
desnutridos, entre sus ramas
que configuran siluetas embrujadas
no alcanzan a deglutir
tanto sol que se les escapa.

A penas consiguen dar
hilos de sombra frustrada,
silenciosa protesta de la
sabana ardiente, que de tanto en tanto
grita malherida, en forma de
llamaradas desde dentro de las matas.

Seco aullido de desesperanza,
otro campo de nubes,
que anunciaba tormenta
como promesa vana, se desvaneció
en hilos, en finos dedos de aire
que despeinan lluvia
que hace tanto no llovía
mientras este instante promete
otro siglo de sequía.

miércoles, 22 de febrero de 2012

Yo, fantasma


Respirar,
sentir, sentar,
dormir...
lozas en el pecho,
"-¡más peso! ¡Otra loza más!"

Buscar tus piernas,
en las piernas de otra mujer
y tus verdades en las verdades
de otra, también.

Un juego difícil
este de amarse sin mesura,
como reclamando la dulzura
que por derecho no corresponde.

La parte más compleja
es saber que no vendrás,
que después de pedirme
no abandonar el barco
ni siquiera vamos a encallar.

Se queda un instante congelado
y un asunto pendiente
en el alma de un tarado,
de un fantasma tirano
que te va a buscar en vida,
mientras se le va la vida
en caricias amigas
que no podrán significar tanto.

martes, 14 de febrero de 2012

Precaución


¡Ha triunfado el amor!

Suelo ser preciso
y precavido en el
trabajo sublime
de pedir un deseo.

Un deseo no puede:
sublevarnos, ni ponernos
en donde no nos corresponde,
no puede concedernos sin más,
el objeto de nuestro anhelo.

La clave está en
el equilibrio, por eso digo
una vez más
mi deseo se ha cumplido,
¡Ha triunfado el amor!
Ella y él seguirán siendo uno
yo me daré por satisfecho
porque mi deseo,
los ha mantenido unidos.

¡Viva!
Ha triunfado, el amor.

lunes, 13 de febrero de 2012

Mañana

"The sun'll come out,
tomorrow, bet your bottom dollar
that tomorrow, there'll be sun!"
Annie
.
Entre dos páginas los petalos secos
de una flor en perfecta quietud,
reposan en eterno, rasgos de belleza
que no podrán desdoblarse jamás.

Tú anhelo ya está cumplido,
porque aún cuando se me lleve la muerte
seguiré pensando que estabamos esperando,
el receso obligatorio, para cruzarnos de nuevo.

Por no poder terminar
los versos que empiezo,
dejo agonizando las líneas
que hoy, ya no escribo.





domingo, 12 de febrero de 2012

Justificación en abstracto (motivo de mis quebrantos)


Hoy descubrí
que cada uno de todos nosotros,
humanos,
tenemos un lugar en el mundo.

Quien lo conoce
y vive en él, se da por entero.
Quien lo encontró
pero aún no lo ha alcanzado,
se reparte entre sí y los suyos
hasta que puede marchar
y quien no
simplemente vive,
hasta que halla, sin más
una señal, un designio.

Desarrollé esta idea,
parejo a mi temor
y discerní, mi amor,
que nunca seré correspondido,
porque tu no pararás cerca de mi
y yo siento que mi lugar es contigo.

Tú me hablas de ayeres
y de ahoras, con los ojitos
llenos de mañanas,
yo te digo que siempre...

Que no imagino volver a querer
como te quiero, que no me canso
de quererte en abstracto,
de soñarte en presente,
de temerte en futuro ausente
y de estar siendo ahora perfecto preterito tuyo.

Descubrí que a veces,
no basta con desear lo bastante fuerte
porque no podemos horadar caminos ajenos,
que en las películas cotidianas no siempre ganan los buenos
y que te quiero con tantas ganas,
que empiezo a perderte
cuando más cerca
creo que te siento.


viernes, 10 de febrero de 2012

Algunas veces: sierra


Es un ave majestuosa,
concede la suerte
de mantenerte con vida
o arrojarte a la muerte.

Se derrama por el cielo,
pinta su sombra
sobre todo lo verde
donde yo me descompongo.

Mis tripas son reclamo
para su hambre, su sed, su anhelo
emprende rapaz, caída en picado
que interrumpe su vuelo.

Se acurruca en mi vientre,
que, aún caliente, será su alimento,
será su nido, pero nunca
su hogar completo.

Saciaré hambre pasajera,
he comprendido, así yaciendo
que era mi cometido ser
y que se me llevase el tiempo.

Ahora que ya no estoy,
seguramente me parezco
al espacio vacío que antes concretaba
y en que ahora me siento menos.

Me voy, hilo de voz al viento,
para ser agua, a veces río,
sierra y algunas veces montaña.
De piedra y a veces, solo cemento.

miércoles, 8 de febrero de 2012

Profundamente


Un afluente de mi alma
se derrama por mi cadera,
dejando en su cuenca
tanto dolor, como puedo soportar.

Es dolor profundo,
es pena y un constante preguntar
¿Qué hago con todo este amor
que se me empieza a derramar?

Primero por las piernas,
luego por el centro
y es muy probable que en lo más profundo
se me ahoguen tantos sentimientos juntos.

Ya va, mi canal asumiendo
que hay quienes nacen para asumir,
que no van a cuidar de mi
y lo que es peor, que no podré cuidarle.

Empieza el incendio,
reconociendo primero, que era culpable
de dejar escapar este torrente
de que este torrente, doliendo se me escape.

Profundo como este río,
casi estoy convencido
de que no hay nada más
claro como el añorar desesperado
que venga un viento frío
y me encuentre mañana,
aquel río de mi cadera
totalmente congelado,
congelado el dolor,
la razón de amarte
como haría un enamorado.

martes, 7 de febrero de 2012

No pidas imposibles


Ya te he dejado en paz,
no me pidas imposibles
que no puedo darte más.

No me pidas que me olvide,
que no mire, que de la vuelta
y empiece a caminar.

Que no te piense, que te arranque
y beba de la piel del odio
que me crea de una vez, que no vas a estar.

No me pidas imposibles,
no me asegure más
que he errado, que no eramos
ni lo seremos nunca más.

No me pidas imposibles,
yo ya te he dejado en paz.

lunes, 6 de febrero de 2012

Ella queria ser princesa



Era autodidacta
entrenada en peinarse
de formas raras.

Besaba tan dulce,
que con un solo gesto
aniquilaba al peor
de tus fantasmas.

Cocinera audaz,
amante entregada
y seguro que mejor madre.

Musa de las musas,
de donde ella bebe
nacen las flores.

Ella quería
un cuento de hadas
y se cosió su propio disfraz.

Bajó al infierno,
pero Luzbel no dejó
que tocara nada.

No fuera que las brasas
escaldaran el tacto
de su alteza.

Ella quería ser princesa
y yo no llegaba ni a mendigo.

Probé la miel
de su majestad
y ahora he de pagar.

Antes que nada,
condena por mirarme en el agua
del fondo de sus ojos.

Toqué el cielo con las manos
y ahora pago los enojos
de un Dios piadoso
que me dejará vivir
si prometo, de mi anhelo
darme por servido,
porque antes que nada
he de recordar
que ella quiere ser princesa
y yo no llego ni a mendigo.

Si mis harapos no dejarán
ver mis entrañas, si estas
no fueran ni tan profundas
ni tan claras, si algo de misterio
albergaran, al menos
podría cambiarlas por chatarra,
con la mitad hacerme un tesoro,
con lo que sobra corona y reino,
dos babosas por caballeros
y el aire de la ciudad por corte
en que decreto prohibidos los sueños
que empiecen por la mitad.

Ella, ya es princesa.
Tiene príncipe,
dragón y castillo.

Tiene vestidos finos
y un gusto exquisito,
tiene la suerte de ser hermosa
y amada.

Nada pretenciosa
ni material.

Tiene un hada consejera,
que bien le dice
que no se arrime a los que
no tienen nada, porque siempre
tienen menos de lo que dan,
que cumpla con su rol,
pues ella quiere ser princesa
y de mendigo, yo no tengo
ni la mitad.

sábado, 4 de febrero de 2012

Contigo, precisión vaga

Ser uno contigo,
encontrar razones
para seguir dormido.

Dormir, solo si es contigo
y llamar sueño al letargo
durante tu ausencia.

Tener pasado contigo,
ser el jardinero de tus pistilos,
florecer contigo.

Que seas madre conmigo,
ser hombre contigo
y fingir que nada temo si te sigo.

No recordar, sino
las cuestas del camino.
Celebrar hacernos viejos,
tú conmigo, yo contigo.

Ser cadáver contigo,
dormir el sueño eterno de la carne
y florecer un campo
pleno de olivos.

Que empiece
otra vez la vida,
después de morir contigo.

jueves, 2 de febrero de 2012

Avoir envie


Descubrir en la ropa
un olor al azar
y ponerle tu nombre
aunque no describa,
ni en apariencia
la realidad.

Al instante siguiente
unir a tu nombre,
el sonido de tu voz
y a este olor, el recuedo.

Suicidarle en un rinconcito
alejado en medio de mi memoria,
hacer de aquello un locus amoenus
donde revivir mil veces la historia.

Incluso precisar de esa ropa
para conciliar el sueño,
faltando a la verdad del recuerdo
porque no soñaba ninguno,
porque ninguno tenía sueño.

lunes, 30 de enero de 2012

Nublado pareciera

"Anoche soñé que temía
y un viento suave me empujaba"


El regreso de los yamakazi, hijos del viento


Un guiño suyo bastaba
para hacer brillar el sol,
el niño que fue, y es
ahora más que nunca,
se acostumbró a buscarlos.

Hay luz, aunque
nublado pareciera,
pero ella se detuvo
en parpadeo prolongado
y el niño moja sueños
por renunciar a espantos.

A todas horas pasan nubes,
ya no llaman su atención
sus formas ni sombras viajeras,
busca a contraluz, reflejos
de sus ojos en la fuente divina.

Busca el olor de su cabello
en cada esquina de su memoria olfativa,
recuerda entonces, que casi sin querer
se han alterado sus sentidos:
sus ojos miran demasiado hacia dentro,
sus oídos ya no escuchan,

su apetito no sacia
si no es suya la boca que besa
y su piel, casi entera escamada,
porque rechaza más agua
de la que bebe, el niño que ya es
en efecto, está temblando.

Olvidado de llorar,
aunque nublado pareciera
la luz le duerme dentro,
en estando quieto, congelado
se mece, eternamente
en brazos que se olvidaron
bien cerrado sobre él,
un abrazo.



domingo, 29 de enero de 2012

Invocación


Sigo el hilo de las miradas previas,
que no habíamos previsto.

Invoco tu pecho caliente,
tu voz de absurda dulzura,
tus uñas, tu boca urgente.

¡Oh! espíritus de la noche,
que en infinito vaivén
amasais vuestros cuerpos,
de oscuridad plenos.

¡Oh! inconmensurable
sucesión de noches y días,
que repletáis de minutos muertos
la morgue de las horas.

Conjuro a vosotros,
para que cubráis de inmediatez
el lento derrame de este reloj
de arena fina, que está haciendo grumos
y está convirtiendo en días
larguísimos, los breves segundos.

Invoco al olvido,
arrancándome las uñas
de las manos, una por una
para arrancarme las de los pies
con la boca.

Sábanas blancas,
visten las noches y los días,
la luna también viste sábana blanca,
todo resguardado del polvo.

Yo bebo este brebaje,
y trago la espesa sangre
convocando a los espíritus,
para que devuelvan a mi
ninguno de los antes.


sábado, 28 de enero de 2012

Tú, fantasma


Me quedé quieto,
desangrándome de pie
para no espantar a tu fantasma.

No moví un músculo,
el aire a mi alrededor,
también se quedó helado.

Pero el tiempo no se detuvo,
el tiempo nunca se detiene
y tu fantasma ya no viene.

A veces parece que vivieras
en el fondo de cualquier botella,
si al menos acabaras allí.

Tu fantasma no me mira,
no me sigue, no me busca
no me encuentra, se espantó,

de tanto espanto,
se llevo también,
la gente que se asustó

de verme congelado, de pie
mimetizado para, en tanto esperaba
no huyera tu fantasma.

100


Puñaladas de nube
congelan el pecho,
roban el aire,
aniquilan la esperanza...
y como son agua,
en agua se convierten.
Iran a parar al mar.

Cien, ni una de menos
ninguna de más,
noches en vela
y la sustancia llamada alma
derramada,
por doquier.

Lavaría tus calzones
cien veces y alguna más,
¿Lavarías
los míos ni tres veces la mitad?
¿Aunque para eso hicieran
falta cien años de soledad?

Ahora, cien veces después
me doy cuenta que estorbaba
y malentendí que jugabas
cuando, enrealidad
no encontrabas palabras
para indicarme la dirección
que, cien veces más debía seguir.

Centésima entrada,
enésima salida
y Paciencia es una niña
sentada, contando canas
con tan poquita edad,
surciendose las medias
para hacer algo,
aunque no tenga nada que remendar.

Dulce ella espera,
ella me calla y me calma,
me empuja en direcciones opuestas.
Cien veces me grita,
cien veces me pide que le acune
y cien veces más lo haría
porque ella hilvana en mi
paz, hilos e hilos de paz.

Mi niña la calma,
tan dulce, tan despierta,
con tan poquita edad
no querría saberte muerta
aunque tuvieras cien años más.

Diantres



Veo de lejos,
observo atento
y no estoy aquí,
no estamos
ninguno,
tú, ni
yo
.

Sí, abierto en canal
sospecho que hoy,
me vuelves a odiar
y yo intentando salvar
la mitad tuya que no se ha mojado.

¿Dónde estará el dichoso manual?
¿Oráculos hay?
-Vendemos unidades sueltas
¿Funciona?
-¿Quiere probar?

A prueba de intentar,
que no sé salir si no entro primero.
Evito, luego existo
y existir así, al menos
éxito.

El cuento de lo que está bien o está mal

Desde pequeño, siempre he creído y defendido las causas justas, al menos las que me lo parecían por mera causa de uso y costumbre, es decir basándome en la bibliografía de mi contexto y época, es decir cuentos e historias populares de príncipes y princesas, de malos y buenos desde puntos de vista radicalmente opuestos.

Una vez, cuando tenía 12 años, entré en una tienda de golosinas, de dulces en general y mientras veía el amplio surtido que el kioskero ofrecía en sus estanterías, decidía si comerme unos bastones de galleta recubiertos de chocolate o el clásico alfajor argentino, relleno de dulce de leche con esa cobertura sublime de también sublime chocolate.

Me decidí por los bastones, sobre todo porque pensaba que el dinero no me alcanzaba para el alfajor, ni mucho menos para las dos cosas, pero mientras me dirigía a la caja a pagar, descubrí que en realidad si tenía suficiente para lo que realmente me apetecía, que no eran las dichosas galletas y volví a la estantería dispuesto a cambiar mi elección, cogí el alfajor, lo pagué y cuando salí de la tienda descubrí que llevaba, guardado en mi bolsillo derecho el paquete de bastones de galleta ¿Cómo era esto posible? Había robado, sin quererlo claro, pero eso no era justo, era feo y estaba mal, en las películas los ladrones van a la cárcel, por mínima que fuera la falta y si no ibas a la cárcel, por lo menos te señalaban con el dedo y esa señal sería eterna. Claro, mientras sopesaba mi culpa las galletas habían caído una a una y no me había dado tiempo a si quiera especular con la posibilidad de devolverlas e intentar pedir perdón. ¡Madre mía! Sería un proscrito toda mi vida.

Me inventé mil excusas para justificarme, pero ninguna servía. Me inventé una historia en que yo era un héroe, pero si no me la creía yo ¿cómo iba a convencer al resto? El tiempo pasó, inexorable y me hice mayor y esta concepción maniquea de la realidad que dicotomiza todo en dos puntos de vista y diferencia lo que está bien de lo que no, me persiguió hasta que descubrí una palabra única: Objetividad.

Pero cuando esto entraba en el terreno del amor, amigos míos todo se complicaba, sí, porque resulta que aquí mandan cosas ajenas a la objetividad, aquí solo impera la subjetiva conciencia de la reina corazón, es imposible ser objetivo en función de lo que uno ama. Por ejemplo tu mejor amigo, a quien puede que no ames literalmente, pero casi, nunca errará, nunca cometerá un error garrafal o por lo menos no lo hará hasta que te haga daño a ti, o lo mismo con los hijos propios. Pero ¿cuándo uno ama algo que no puede tener? Es decir, cuando uno desea la posesión de otra persona, por ejemplo su coche, bien puede comprar uno similar y si no puede, bien puede recurrir a medios que, claro si aplicásemos la objetividad serían injustificables, como lo mío con los bastones de galleta.

Hay veces en que esto no puede pasar, porque no existen dos personas iguales, no las hay y si uno cae en esta red todo lo que queda es recurrir a lo que sucedía en aquellas películas, donde no importaba el final, dos señores, dos caballeros se batían en duelo, blandiendo el frío acero de sus espadas a fin de dar muerte a su obstáculo y… otra vez volvemos a la indudable aplicación de la norma de la objetividad: arrebatar una vida, ¡por Dios! Que bajeza. ¿Rondar, seducir al mejor estilo Tenorio de Zorrilla, o mejor aún a lo Cyrano de Bergerac? Objetividad, ¡objetividad! Sigue siendo robar, o tomar algo que no te corresponde ya sea por fuerza del destino o por acumulación de karma.

Hay veces en que todo parece ir como van los ríos, dirección finita al mar, hay ríos que cambian de caudal por fuerzas externas y los hay que en épocas del año se secan y no por eso dejan de ser ríos, ni se borran sus cuencas, si bien puede que el río no vuelva a fluir por el mismo sitio nunca más y este se pueble de vegetación o incluso, hasta de personas.

Las cosas no son lícitas o ilícitas, son como son y no hay más vueltas que darles: ¡yo robé aquellas galletas! ¿Y saben qué? Lo volvería a hacer, porque aprendí todo esto, aunque en el fondo solo parezcan palabras. Y lo mejor de todo es que me fue muy bien, cometí un delito enorme –por aquel entonces - pero como de grande fue la hazaña lo fue la enseñanza. Es inútil templar aceros, buscar excusas… escapar es igual de inútil. Al final de cuentas, de este cuento todo lo que me queda es este amor atragantado adentro y, siendo objetivos, aunque no esté del todo de acuerdo, nadie podrá decirme que no hice lo correcto. Solo espero no recordar de viejo todo lo que podría haber hecho, porque de viejo no me va a quedar fuerza ni tiempo.

viernes, 27 de enero de 2012

Infierno pactado


Vasto maizal en que me refugio,
casi sin quererlo, de mi mismo
y te refugio a ti, sin tocarte
como guareciéndote de mi abrazo.

Defiendo la causa perdida
de salvar esta barcaza,
que es madero a la deriva
al que me aferraré hasta que las fuerzas
me lo impidan.

Si comienzas a infundirme frío
recurriré al recuerdo
de los momentos míos,
a ese infierno pactado
donde todo lo consume el olvido.

Quiero emborracharme de ti,
bebiéndote desde la raíz,
comenzando por los bajos de tus pantalones
y descubrirte entera consumida al llegar a tu matriz.

Pero lo efímero no lo quiero,
prefiero quedarme a vivir en medio de las llamas
de todo este infierno pactado
que se consume lento,
que lento deriva en palacio de hielo,
palacio donde yo reino todo el invierno,
sin cetro y sin corona.

Horas


¿Cuándo nacimos?

Nos impusieron
un reloj en marcha,
nos dieron cuerda
a horas distintas
y aunque estemos a deshoras,
siento que vamos acompasados.

Un segundo tuyo
a mi me da la vida,
aunque un minuto conmigo
a ti te la complica,
prefiero quedarme parado
a verte jodida,
o saber que estás perdiendo el tiempo,
no quiero saber
que para ti soy arena,
arena que escurre entre tus dedos
mientras para mi
eres pulso y tensión en las venas.

Que pena
que a ti te hayan dado tanta cuerda
y a mi a penas
me haya empezado a latir el corazón.


jueves, 26 de enero de 2012

Gracias

A ti
descubrí un nuevo significado
a la palabra dicha,
al sentimiento escrito.

Siento
que sientas esta responsabilidad
horrible
de sentirte querida.

miércoles, 25 de enero de 2012

Solo a veces


Tengo la sensación profunda
de dormirme como echando
de menos algo que, aún a mi lado
nunca me correspondería.

No pierdo la calma,
ni la compostura,
ni por supuesto la dulzura,
lo poco que me da, es suficiente.

Solo a veces parece
que la semilla germina,
el tallo florece y,
lo juro, me quedo contento
de sentir que alguna vez
solo a veces, me correspondió
un amor tan reñido.

Se lo doy todo,
porque no espero nada a cambio,
salvo una señal de sus labios
un suspiro de su boca que desemboque en mi,
no sé si alguna vez amé a una mujer
pero sé que a veces nunca me sentí así.

martes, 24 de enero de 2012

Prácticamente historia


Puede que se acabe
de súbito,
que ni siquiera acabe
de empezar,
que lo lancemos
cien veces,
al olvido,
que se vuelva aburrido
o que no me gustes más.

Lo único
que realmente importa
es que al menos
tuvo lugar,
tuvimos
un principio,
aunque solo fueran
prácticas de historia.

lunes, 23 de enero de 2012

Volver a Empezar - video clip



Para variar un poco, después de tanta letra, que mejor que un video casero... el tema, ya viejo conocido... la idea? espontánea! Volver a empezar es tal vez lo que desangra, pero jamás la tumba de mi alma...

Espero que os guste, disfruten!

Hambre


En estos días
comprendo el significado
de cargar cada uno su cruz.

No concibo la desesperanza,
pero la admito, porque
creo en el equilibrio.

Tu amor me hace grande,
me incha de orgullo
y tu sonrisa disimula el hambre.

Yo me hinco de rodillas,
agradecido de seguir con vida
y contento de saberme, aún, fuerte.

En estos días,
si no fuera porque el amor me llena
estaría desnutrido hasta el alma.

Pensar en ello
es lo único que me espanta
la agonía de perder la calma.

Tienes la importancia
que yo te concedí,
sabes mejor que el caldo de piedras,
sabes a lo que me gusta a mi.

Letanía cromática (no)


Eres como un querubín
juguetón que se ha escapado
de las fronteras del cielo
y se ha quedado vagando
por los alrededores de los corazones
esquivados y errantes.

Ayer comprendiste
que te quería de verdad
y decidiste no jugar más,
te concentraste fuerte
en desaparecer,
yo me concentré también.

Te subiste a lomos
de una grulla de papel,
te volviste diminuta
y dejaste bien claro
que no eras tú,
que era culpa del aire contaminado
que te doy en respirar.

Estabas dispuesta
a abrirte en canal
con tal de enseñarme
el demonio que habita en ti,
yo vi pasar una estrella fugaz
me aferre al rabo de luz,
no quise ofenderte con mi mirar
de indefenso sirviente de Eros
y volé, cumpliendo tu deseo
de no volver más.

Duerme tu lado sagrado,
al lado de tu ángel de luz.
Mi anhelo no se duerme
desangra en insomnio,
en la bañera de un hogar
donde solo te veo en recuerdos
y te recuerdo con ganas de quedarte,
antes de volver a las fronteras del cielo.

Azul, cielo azul, azul mar… Azul Rubén Darío…
Verde Lorca, amarillo veneno…

domingo, 22 de enero de 2012

Maquina del tiempo


Yo tengo la máquina del tiempo,
capaz de remontarme tan al pasado
como quiera, a mi pasado,
mediante el ejercicio de la memoría
y la sobreexplotación de rincones
sembrados de recuerdos.

También me ofrece
la inestimable capacidad
de viajar al futuro,
a través del rayo laser de la previsión,
que se dispara desde el hoy
para evaluar, corregir e intentar minimizar,
desde aquí, los daños que infrinjo en el mañana,
en mi mañana y el de los de alrededor.

Tiene una plataforma que lleva
impreso, en enorme letras rojas:
"Carpe Diem"
donde debo subirme antes de usarla
y este mensaje se clava en mi mente
como un dardo envenenado
que me obliga a bajarme
y me hace renunciar a tanto sueño
de viajar al futuro o al pasado,
si no tengo nada más valioso
que mi presente y valor de ser consecuente.


Reglas del juego


Todos los jugadores
deben poner las cartas sobre la mesa,
pero han de guardarse un As
bajo la manga.

Las cartas de sobre la mesa,
serán, en todo caso,
ambiguas y el As
un salvoconducto.

El "Anfitrión" ,
nombre que recibe
quien organiza la mesa
y pone el corazón, siempre
mueve en segundo lugar,
si no podría descubrir su debilidad.

Quienes jueguen con(tra)
el anfitrión podrán arrojar cartas
y subir apuestas
hasta que, con un gesto
más o menos oportuno,
el Anfitrión señale: "Hor Dago"
o en caso diametralmente opuesto
"Ez!"

Se puede jugar de a uno
y hasta todas las personas
que admita un "corazón",
el Anfitrión será el único
obligado a jugar con las cartas
fuera de la vista y la cara tapada,
ya que si basase
su juego en una mentira,
su corazón sería una farsa,
la partida no tendría lugar
y estas reglas no tendrían sentido.

sábado, 21 de enero de 2012

Iceberg


Sueño que estoy dormido,
que soy un oso de blanco pelaje
que he caído al agua helada
y tú estás cerca, por eso no temo al frío.

Prometo callar "Te quieros",
"Cásate conmigo".
Ayúdame a empujar este iceberg
en que fije mi residencia, nada conmigo.

Nada conmigo... conmigo nada.
El bloque gigante de hielo,
monumento de instante
tan efímero como simbólico,
quiere mutar en río
para morir en movimiento,
para no sentir, por un momento
que se ha acostumbrado al frío.

Desperté
y tú te despertaste conmigo,
empujabas, en vano,
las márgenes del río
para ensanchar su caudal,
pero el hielo fundido
es todo el río que hay.

Eras


Barren, caen,
se alimentan
y degluten,
abrevaderos
llenos de sal.

Pizca en papila,
ojos enchidos,
hiel en garganta
y tras el cristal
el viento que canta,

un arrullo helado,
un recuerdo cálido
que no sirve de manta,
tu abrazo que no llega.

Litros de esperanza,
kilos de hierba fresca
recién cortada, eras.
Una parcela de cielo
plagada de estrellas, eras.

Todas las naves de vela
en los oceanos que,
al final son una sola mar,
todas ellas eras.

Eras tanto,
que al final
eras recuerdo,
no sueño,
ni pesadilla
o cruel espanto.

jueves, 19 de enero de 2012

Remolino de esparto


Están secándose,
lentamente,
las fuentes donde
te arrimabas a beber.

Mientras las hilanderas,
de tus quizás,
hilan e hilan cuerda
con el esparto que celosas guardaban.

Cuerda a cuerda,
un remolino,
cuerda a cuerda, un pero
un "no", un "Sí, pero no puedo".

Remolino,
araña al enrollarse
sobre mi piel,
remolino de esparto,
arañas tú tan bien.

Están ardiendo tus ramas,
y el aire le está
ayudando a arder,
se están secando las fuentes
donde te arrimabas a beber.


lunes, 16 de enero de 2012

Tan joven


El frío se metió de pronto.
Dijo "¡Me alejo un poco!",
y se llevó, enganchado
(sin querer, espero)
el telón de fondo,
escenografía donde estaban
prendidos el sol y alguna nube.

Como el huracán que pasa,
barre y no deja si no cáos
e intervalos de calma,
desapareció, de pronto primero
y poco a poco luego.

"Luego" recordó el observante,
"luego la espero volver,
donde siempre la esperé...
¿pero si ella no sabe ni dónde,
ni por qué le espero?"

Duérmete voz ténue,
duérmete con sabor a luna,
vacio de aire, silueta de espuma
que no existen heridas
que el tiempo no suture,
aunque a veces, pus asome
por la costura, duérmete,
que los idiotas no tienen cura.

miércoles, 11 de enero de 2012

Reflexión sobre: La vida


Hay ricos y pobres,
hay altos y bajos,
fuertes y flojos,
esa es la sal de la vida
y yo tengo una pizca en el ojo.

Valor

"-Los últimos veinte eran para ella...
- y lo serán, también, los próximos cincuenta"
(De Capitan a Capitana)

El valor de una persona
se mide en suerte
o en proezas.

Únete a un valiente
y no te importará el miedo,
únete a un afortunado
y no tendrás nada que temer.

Fortuna para mí,
ser cohetáneo a tanta
gente que admiro,
admirar a mis contemporáneos.

Valiente,
porque teniendo suerte,
la mayor de mis fortunas
es no temer, ni ser temerario,
buscar el término medio
entre el miedo y la ironía,
por haber perdido el miedo
a amar y no ser correspondido
y amarte aunque nunca te pares,
otra vez, a respirar el aire
en que respiro.

Afortunado de sentir
la inmensidad en un abrazo tuyo
y valiente de decirte que nunca,
en un abrazo, me sentí
tan profundamente tranquilo, en paz.

Valiente,
de no volver a buscar tu boca,
no por temor a no encontrarla,
si no por experimentar el arrojo,
de olvidar que una vez
me sentí inmenso,
inexorable,
infinito.

Afortunado,
de conservar despiertos
todos mis sentidos,
para sentirte, incluso
siendo tú en lenjanía,
mediante el ejercicio punitivo
y sistemático del recuerdo.
Valiente de futuro,
afortunado por parte de pasado.